ImgM: PET

Tomografía por Emisión de Positrones

La tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés) es una técnica de imagen médica capaz de medir la actividad metabólica del ser humano. La PET se centra en detectar y analizar la distribución tridimensional que adopta un radiofármaco en el interior del cuerpo, administrado por vía intravenosa.

Principio de funcionamiento

La imagen PET se obtiene gracias a un tomógrafo capaz de detectar los fotones gamma emitidos por el paciente. Estos fotones son el producto de una aniquilación entre un positrón, emitido por un radiofármaco, y un electrón cortical del cuerpo del paciente. Para que estos fotones acaben por conformar la imagen deben detectarse en coincidencia, es decir, al mismo tiempo y en una ventana de tiempo adecuada (nanosegundos). Además, deben provenir de la misma dirección y sentidos opuestos y se debe certificar que no han sufrido dispersiones energéticas de importancia en su trayecto (fenómeno de scatter) hasta los detectores.

pet

Funcionamiento del PET

Procesando toda la información que reciben los anillos que rodean a la persona mediante un ordenador, pueden localizarse muchos de los átomos inestables originales según se van desintegrando. Cuantos más positrones hayan sido emitidos en un lugar determinado, más cantidad de sustancia marcadora habrá sido absorbida por esas células. Al final, se podrá representar la intensidad de emisión de positrones en cada punto con una gradación de colores, como en este ejemplo:

Imagen obtenida

A diferencia de la tomografía convencional, en la cual se obtienen únicamente imágenes anatómicas de los órganos internos, el estudio por emisión de positrones permite además el estudio funciones fisiológicas básicas como el flujo sanguíneo, el uso del oxígeno por parte de los tejidos o el metabolismo de la glucosa, entre otras.

Radiofármacos

Un radiofármaco o radiotrazador es toda sustancia que, por la radiación que emite, puede utilizarse para el diagnóstico o tratamiento de enfermedades en los seres vivos. Los radiofármacos resultan de la combinación de un fármaco transportador y un radionúclido.

Los radionúclidos son los compuestos radiactivos encargados de producir los positrones dentro del paciente. Son generados en un ciclotrón.

De todos los isótopos que se pueden producir en un ciclotrón, para el PET sólo interesan los que cumplen las siguientes características:

  • Deben ser capaces de emitir positrones cuando se desintegran. El positrón es la anti-partícula del electrón y lo podemos definir como un tipo de electrón con carga positiva.
  • Deben tener un corto periodo de inestabilidad, es decir, deben tardar unos pocos minutos en emitir un positrón para volverse eléctricamente estables. Los radioisótopos más utilizados en el PET son los siguientes:
    • Carbono-11, con un tiempo de 20 min
    • Nitrógeno-13, 10 min
    • Oxígeno-15, 2 min
    • Flúor-18, 110 min
  • Deben ser fáciles de incorporar en un radiofármaco por síntesis química. Un ejemplo de radiofármaco es la fluorodesoxiglucosa (C6H11FO5), sintetizada a partir del flúor-18. Las células la absorben como si fuera glucosa normal y, cuanto mayor sea el consumo de esta sustancia, más actividad metabólica tendrá la célula.

Radiofármaco para PET

PET-CT

El PET-CT es una técnica de imagen médica que combina en un sólo aparato un sistema de tomografía por emisión de positrones y uno de tomografía axial computerizada, de forma que las imágenes obtenidas por los dos dispositivos son combinadas y superpuestas en una única imagen. De este modo, la información obtenida por el PET, que nos muestra la actividad metabólica del cuerpo humano, puede ser localizada de forma precisa por un escáner TAC.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *